Los máximos exponentes puertorriqueños del arte de Fistiana tienen su recinto en este salón.  Todos los boxeadores aficionado que han ganado medallas a nivel de Mundiales, Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos y Olimpiadas cuentan con sus nombres en esta exhibición, junto a la galería de los monarcas mundiales que ha producido Puerto Rico en su destacada historia en el pugilismo profesional.

También se puede apreciar afiches y cartelones de diferentes carteleras presentadas en la Isla, como el primer programa que se tiene conocimiento, efectuado el 25 de septiembre de 1927 en el Universal Stadium de Río Pierdas y que fue estelarizado por el pleito entre Henry Chaff y Al Clement, junto a fotos históricas de los recordados combates entre Wilfredo Gómez y Juan Laporte, por mencionar algunas.

Un cuadrilátero ubicado en el cetro del local, una pera, un saco y la estatua del legendario “Niño de Las Monjas” ambientan la exhibición.

El primer monarca mundial nativo fue Sixto Escobar, en la década de los treinta del siglo pasado, tocándole después a Carlos Ortiz y José “Chegui” Torres, aumentándose la lista con Ángel Espada, Alfredo Escalera, Esteban de Jesús, Wilfredo Benítez, Samuel Serrano, Félix “Tito” Trinidad, Miguel Cotto, Iván Calderón y Gómez, entre otras leyendas vivientes del ring borincano.

Así mismo, Puerto Rico participó en las Olimpiadas en Moscú, en 1980, pese al boicot decretado por el entonces presidente estadounidense, Jimmy Carter, contando con una delegación de tres atletas, todos boxeadores: Alberto Mercado, Papo Molina y Luis Pizarro.